El principio básico al formular los productos que incorporamos en nuestro listado, consiste en crear complejos Poliméricos (materias orgánicas vegetales) acompañados de elementos mayores, menores y microelementos.

 

Son productos Orgánicos que resultan siempre de procesos físico-químicos dónde combinamos básicamente microalgas unicelulares, lignosulfatos de caña de azúcar y fermentos naturales vegetales con algunos quelatos sintéticos o naturales, según el caso.

 

Este principio logra sólidos y líquidos de gran pureza con certificación orgánica 100%ecológicos, o 100% biológicos, o sin residuos perjudiciales, según el producto y las necesidades, lo que permite cubrir toda la gama de métodos de riego por vía tanto edáfica como foliar, dados los pequeñísimos tamaños de partículas obtenidos.

 

Los Complejos Poliméricos son siempre de bajo peso molecular, y por consiguiente, de pequeño tamaño, asimilables perfectamente por las hojas. Los polímeros seleccionados mantienen una alta capacidad para quelatar, complejar, captar, liberar y disponer los nutrientes a merced de la planta. Se crean puentes de hidrógeno con el total de materias orgánicas existentes, estabilizando las mismas. Sus azúcares (bajísima proporción de reductores totales) potencian las mezclas en aplicaciones foliares de nutrientes y productos sistémicos.

 

Resta decir, que nuestras técnicas de formulación se adaptan a los novísimos sistemas de protección sin residuos, sin que el agricultor tenga que sacrificar parte de la cosecha.